Asentamiento inevitable (Sueños rotos)

3478 gotas en la ventana
Velocidad del viento desconocida
En tu ordenado cuarto…
te sientas a leer mientras tus medias se secan en una silla junto a la ventana. Morados y rosados empapados de gris. Despedirían algún vapor si hiciera un tiempo contrario al actual. Todo empezó cuando tus medias nuevas se mojaron. Ahora las miras con alivio desde tu cama tibia. Sonríes porque la lluvia no ha oscurecido el cielo, aunque arremeta contra tu ventana, incapaz de resistirse a empaparte. Antes de retomar la lectura, piensas que hoy será uno de esos días olvidables.
Contra tus deseos, la lluvia empieza a ennegrecer el mediodía. Un sueño imprevisto te tienta con forma de una almohada tierna. Sin darte cuenta, te has acostado para contemplar la noche crepuscular en expansión. Antes, era claro ver tus medias sobre el espaldar de la silla. Ahora, son parte de una noche al alcance de tu mano. Piensas ¿quién soy yo para merecer esto? Cuerpos que van y vienen en tu memoria, respuestas inventadas o ajenas. Te reconforta saber que sólo necesitarías ayuda si el cielo cayera sobre tu cabeza, pero antes conocer a tu héroe, el lector arranca la página, y huye de la biblioteca, con una lluvia entre sus manos.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s