Los labios fuera

A último centímetro, los dedos deciden no tocarse. Cada cual regresa a su mano, a su puño, unos al bolsillo de una chaqueta, otros resisten con guantes la intemperie. Aquí en el bolsillo derecho los dedos juegan entre platas y plásticos. (Las esquinas, ingenuas, los aguardan con trampas de chicle y pelusa).  Las uñas, opacas, se frotan contra la tela, ¿buscan brillo o abrigo? Del otro bolsillo apenas nos llega un bulto móvil, quizás danzante, quizás robótico… [fuera, cuerpo de hombre y de mujer avanzan paralelos hacia alguna parte].

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s