Descalzo

Había llegado gracias a la confabulación del viento y la tierra. El agua llegó hasta mí cuando más la necesitaba, arrancándome de la muerte. Cierto día, aquellas personas cuyos pies temí durante bastante tiempo, de pronto me resultaron pequeñas e inofensivas. Quise ir hasta ellas, abrazarlas. Pero no tenía pies, ni siquiera estaba descalzo, y mis sentimientos resultaban doblemente increíbles.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s