Microcuentos Tuiteros 28

Aguacero: Lo que empezó como un bajón terrible, terminó en una amistad estrepitosa.

No hay lugar para más, le dijeron las gotas del vaso, pero ella las ignoró.

Como consuelo, pensó que el cocodrilo sonrió antes de comerlo.

La mirada filosófica, libro en mano, maquillaje blanco. Apenas vestía anteojos.

Sólo había puesto nombre a cada electrodoméstico, pero no hablaba con ellos. Todavía.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s