Microcuentos Tuiteros 29

Los conquistó con sus palabras, los cautivó con sus ropas, y los devoró con sus fauces.

La hormiga miraba a sus amigas, decidiendo cuál le ayudaría a cargar el asteroide.

Tortuga: La paciencia que tuvo con el caparazón, le duró para siempre.

Y solo en el rincón sacó su pequeña noche, su oscuridad portátil.

Y el grito tuvo que recurrir a una boca prestada para salir.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s