12-02-2010

no sé por qué siempre, desde mi más asquerosa y profunda desgracia, nacen estas ganas de ser feliz pese a la adversidad. (adversidad ilícita: yo la invento y me someto a ella). a veces, sentencio para mí mismo que no vale la pena buscar la felicidad. luchar por ella, sí. más ampliamente, luchar es bueno; espiritualmente refrescante. quien no lucha, oculta, y entre sus múltiples secretos puede estar la salvación de un extraterrestre.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s