Microcuentos Tuiteros 30

Al tercer muerto, la justicia le empezó a saber demasiado a crimen.

.

Destapó la felicidad y se ahogó la efervescencia eufórica.

.

El virus lo mató antes de ser descubierto.

.

Se quitó la gorra, dejó la placa, y empezó a ejercer de criminal.
.
No era un espejismo, apenas cien cisnes negros levantando el vuelo.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s