Soplo de vida

Por supuesto que el título está influenciado por la novela de Clarice Lispector, pero me di cuenta de ello mucho después. La verdad, solo después de leerla me di cuenta cuanto se usa esta expresión; la verdad, a mí nunca me llamó la atención; no sé en qué pensaba cuando hice esta historia. Pero la encontré en una carpeta clasifificada dentro de lo que podría ser otro libro 🙂

Te has quedado, a pesar de saber el final. No sé cómo agradecerte. Rebusco en mis bolsillos de payaso, pero nada. Ni un objeto de diversión. Te sientas a contemplar mi desesperada búsqueda: los zapatos fuera, hurgo en las medias, en las camisas, en mi nariz roja, bajo la peluca; nada. Ya sin pantalones, exhibo una desnudez que no es ninguna gracia. Con todo, permaneces en tu sitio. Te miro con la sonrisa pintada en mi rostro, perfecto disfraz de mis ganas asesinas. Ni si quiera me aproximo lo suficiente a tu cuello cuando me disparas en el pecho. Quedo un poco sordo y adolorido sobre el suelo. Colocas el silbato en mi boca, y soplo mi vida.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s