Microcuentos Tuiteros 42

En ojos del enamorado, el nubarrón fue un destello de baile y sonrisa.

Más que una pirueta, transmitió un sentimiento en un abrir y cerrar de dedos.

Cuando alzó la vista, se dio cuenta de que no era el único con el corazón en la mano.

Los pies siempre estaban listos para la caída mortal, pero fue el rostro el que sufrió la caída de la bailarina.

La bailarina lo conmovió tanto que al final salió caminando con vergüenza, tropezando con sus lágrimas.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s