Ayer vino una tormenta

Íbamos a salir cuando fuimos atrapados por la tormenta. Según averiguamos más tarde, su origen se remontaba a la gotera de la sala. La tormenta chorreó nuestro maquillaje y ensombreció nuestra indumentaria. Segundos después, nos refugiamos en los brazos que acabábamos de rechazar, y acordamos terminar la fiesta en el baño, único lugar seco. Entre tazas de café y vino, simpatizamos con la tormenta; etílicamente adormecido sobre su vientre, no objeté nada contra compartir la cama. Desperté sacudido por el viento, con un bracito de muñeca en la mano. Me puse en pie, escurrí mis prendas, agarré mi bastón, empecé a buscar otro escondite para dormir.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s