Directo a la boca

En la inmensidad del césped, de pronto aparece un par de ojos. Los han abierto y cerrado varias veces para atraparme, pero he sabido saltar a último momento, lejos de esos párpados mortales. Los ojos recorren el paisaje conmigo, y van derrumbando desiertos a su paso. Encuentro refugio bajo los pétalos de una flor desmembranada. El viento parece estar en mi contra. Tan solo mi sombra se mantiene a mi favor: me he seguido a todas partes, y al mirarla, sobre su gigantesca negrura me siento a salv…

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s