Todos somos iguales… ¿iguales a quién?

Ser igual o ser diferente, ¿qué tendencia seguir?

Con mayor o menor desatino, hay un montón de libros dedicados al tema. Lo siguiente, no pretende dar una lección, ni compartir una filosofía de vida. Este post está más dedicado a explotar/explorar la creatividad literaria personal.

Si bien hay excelentes autores, se podría imitarlos como ejercicio, no como fin. ¿Quién quiere ser igual a García Márquez? Él ya existe, él es tomado como el referente original; el resto son imitaciones. Yo también imité a mis autores favoritos: Franz Kafka, Pablo Palacio, y Raymond Carver (No, no me gusta Márquez). Y eso se notó, e inclusive hubo algunas personas que me felicitaron; pero yo no buscaba eso. ¿Ser un imitador?, no gracias. Yo solito huí de ese camino y empecé a forjar mi propio estilo.

Una de las razones para imitar es querer ser tan bueno como el que se está imitando. Esto puede ser peligroso si se idolatra a dicho autor, y se olvida que él, como todos, tiene fanáticos y detractores. Sí, seguramente él tendrá algo bueno, pero no es perfecto. Nadie lo es, por eso la Literatura no siempre la hacen los grandes autores. También tiene contribuciones surgidas  en la calle, o espontáneamente durante en una conversación.

Una vez descartada la perfección de nuestro autor favorito, podemos enfocarnos en nuestra propia escritura. No puedo hablar de estilo, a menos que me compartan sus textos, pero sí de elementos que nos llaman la atención. El estilo propio está en esa capacidad de describir lo que despierta nuestro asombro, y el intento de transmitir ese asombro. Si no compartes en cierta medida las cualidades de autor preferido, pues enfócate en las tuyas: tu sensibilidad es distinta, aprovéchala. Cuando domines tus cualidades literarias, entonces vuelve a enfrentar a tu autor favorito.

Y un consejo fundamental, que a menudo menciona John Green en Vblog Brothersusa tus propias palabras. Es más difícil de lo que suena, muchísimo más difícil en la escritura, porque al hablar tenemos muchas expresiones, reforzadas o no con gestos, del cuerpo, las manos o la cabeza Pero hay que intentarlo y domar esa escritura salvaje que todos poseemos.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. clararobayo dice:

    Habló la reencarnación de Kafka jajajajajaja

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s