Temporalidad

La lagartija azul derramaba su mirada sobre las gradas; ellas también se deshacían en color. La ausencia de la familia se multiplicaba por toda la casa, desde el vacío de los ratones hasta la persistencia del polvo. En el segundo piso, un foco agoniza ante un millar de moscas. Afuera, una oruga se desliza sobre el césped, dejando por rastro un pálido arco iris. Con todo, los platos nos manteníamos tranquilos, en nuestro sitio, a pesar de nuestro hedor. Hay una ventana. Por ella no solo han escapado sueños, sino muebles, llantas y copiadoras. La brisa de la playa entra y sale de la casa, a ritmo de tormenta solar. Un día un desierto, al otro, un nevado.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s