Abandono

Todo el tiempo cargué una llave. Cuando te conocí, dormías al pie de un árbol, tus brazos a modo de almohada. Me recosté a tu lado y, en lo poco que miré, no pude ver si tú también cargabas una llave o una cerradura. –Yo sí tengo corazón-, dijiste al despertar. Incluso pusiste tus brazos alrededor de mis hombros para reafirmar tus palabras. Pero te fuiste.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s