Un llanto

se acaba de sentar y saca un pañuelo. lo sacude varias veces, como cerciorándose de su vacuidad. tímido, mira sobre sus cachetes antes de cerrar los ojos durante un laaargo segundo. recoge sus piernas, acerca las rodillas al pecho. niega con la cabeza, apuntando su mirada al pavimento. a lo lejos, un motor arranca y se detiene casi al mismo tiempo. se escuchan otros sonidos de automóviles, papeles, nada de personas. quizás la ciudad se ha olvidado…  o a lo mejor se está escondiendo en otra esquina. no salió como había creído. fue incapaz de imaginar este raro acontecimiento, totalmente inesperado para alguien optimista. está mudo y camina rápido, lento… a veces se sorprende mirando un escaparate, o un rostro pegado, dibujado en alguna parte. peor que la negación, el silencio absoluto que se pasea entre sus orejas. imaginó otros silencios y pensó formas de resolverlos: una sonrisa muda, media mirada falsa, o furibunda, y una que otra pantomima. se había alistado tanto para vencer… no podía dejarse abatir por el reproche y la duda. ni siquiera se le pasó por la cabeza cómo sobrellevar la paciencia de una puerta. inutilizadas sus manos, su cabeza se vacía de ilusiones, y finalmente sus pestañas se deshacen en lágrimas.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s