Leer para escribir

En el proceso de mejoramiento de escritura, eventualmente se recomienda leer tal o cual libro/autor. La justificación de esto es que su escritura te ayudará, ya sea en cuestiones de estilo o de creatividad. Los nuevos libros/autores son buenas fuentes, pero siempre tenemos a la mano otra fuente que a menudo olvidamos: nosotros mismos.

Descartar las experiencias propias para lo literario puede ser peligroso. Por un lado, se podría caer en el lado oscuro de la literatura, y ser un purista de redacción perfecta… y soporífera. Claro, también hay excepciones, en las que el autor asume esta posición, justamente para señalar lo ridículo, absurdo y cómico de esta compulsión por evitar errores.

Por otro lado, inconscientemente se podría intentar recrear/adaptar lo leído, y así, el hábito se transformaría en necesidad; necesidad de motivaciones ajenas para nuestra propia escritura. En ocasiones descartamos nuestras experiencias por juzgarlas de no literarias. Ese debe ser nuestro primer reto, convertir lo cotidiano en literario.

Exponer lo propio no significa desnudar el alma o semejante. Lo más difícil es imaginar cómo lo comprendería otra persona, y tratar de escoger las palabras específicas para que el lector comprenda algo semejante a nuestro sentir. Claro, nunca hay que olvidar que el lector tiene la última palabra; en el mejor los casos, su juicio dependerá de las palabras que hemos puesto a su disposición.

¿Leer para escribir? Sí, pero también vivir para escribir.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. writer2906 dice:

    Interesante reflexión. En mi opinión es prácticamente imposible escribir desprendiéndose totalmente de lo propio. Siempre que escribimos, aunque fabulemos o hablemos de experiencias de ajenos, dejamos una impronta que es tan solo nuestra. Aunque queramos ser objetivos y alejarnos del “yo” siempre pasaremos nuestros escritos por el tamiz de nuestra experiencia.

    1. Sekas dice:

      Pues sí, el contexto y las circunstancias no nos abandonan. El único remedio es escoger no hacer explícito ese contexto. Para ello creo que se necesita tener un sentido de pertenencia, y yo no lo tengo. Podría escribir sobre este país, las personas de este país, pero me gusta pensar que escribo sobre el ser humano, tan simple y complejo como eso.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s