Confesión baladí

Cuento inconcluso; se reciben sugerencias.

En cualquier momento, en especial durante las Tardes de Caza, ellas suelen posponerlo todo y emprender un libro, convencidas de no haber nacido para otro fin. Se comunican psíquicamente, pero necesitan de sus piernas para trasladarse. Sin importar las distancias de por medio, escogen un lugar y parten hacia él. Cada viaje es una aventura. Desde sus diversas labores, cada una empieza a perder el silencio con intenciones de felicidad. La primera en sonreír debe ayudar a las demás a conseguirlo. Generalmente, la primera que sonríe es la que tiene la dentadura más completa. Ellas se aman como hermanas. Comparten el calzado y otras prendas. Una de ellas escribe; las otras comentan y luego consiguen comida y bebida.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s