Mis respuestas del Liebster Award

Desde Sentimientos Azules preguntaron, y acá respondo:

1- Contame tres momentos de tu vida: uno feliz, uno triste y uno que te hizo crecer.

Los momentos felices los que tengo cada vez que despierto. Casi siempre me levanto sonriendo porque tengo sueños fantásticos, locos, extraños… me encanta. Si muero soñando, moriría feliz. Los momentos más tristes los tuve cuando era niño y mamá regresaba tarde, tipo 8 o 9 de la noche, y eso para mí era tardísimo y desesperante. Tristezas contemporáneas… no tengo muchas; las despejo con un par de lágrimas. Un momento que me hizo crecer… llevar a mi sobrino de 6 años en el Trolebús. Yo tenía 12 años y, sin la experiencia de hermanos menores, se me hacía difícil cuidar de otro niño. De eso ya son más de 10 años, y ahora ¡mi sobrino me está enseñando a manejar una moto!

2- Una película que te cambió la manera de ver las cosas.

Cabeza borradora. Fue mi primera aproximación al estudio de cine; me resultó tremendamente difícil la primera vez, la segunda me encantó; me hice fanático de Lynch y de ese cine que hace pensar al espectador; pensar de verdad, no sacar reflexiones ni conclusiones, solo pensar, encontrar sentido estético, artístico… También tengo una película que no puedo terminar de ver porque me da rabia y tristeza: El día de la Ira, de C. T. Dreyer.

3- Una canción que haya acompañado la mejor etapa de tu vida.

Hasta ahora no he tenido ninguna etapa que considere la mejor; la tendré cuando ensaye y me presente en mi primera ópera. Pero si de expresión, creación y rebeldía se trata, pues Smells Like Teen Spirit me acompañó en mis últimos y más locos años de colegio. Hasta hice un cuento que recibió un premio insignificante, y lastimosamente se perdió. Era sobre un joven enamorado y su encuentro con un perro callejero.

4-Un lugar donde hayas pasado un momento feliz.

La calle. He tenido momentos felices en la calle con amig@s, momentos en los que no me pregunto si pertenezco o no, si soy bueno o malo… momentos en los que estoy sobrio y dejo de preguntarme, y simplemente sonrío y camino.

5- Una obra de arte que te conmueva.

El Beso de Gustav Klimt. Lo conocí por el animé Elfen Lied. Lo busqué en Internet, me gustó, y luego, como si fuera el destino, lo vi en un documental por televisión. De viejo, si es que llego, espero dedicarle un cuento o una serie de cuentos. Todavía me falta mucho por conocer y poder crear algo en homenaje/agradecimiento a esa obra.

6- Un libro al que volvés una y otra vez.

Los Diarios de Franz Kafka. Es como encontrarse con un amigo de verdad, un hermano… Siempre siento una especie de conexión íntima. No comparto la idea de contar las tristezas a los amigos (aunque yo sí las escucho); pero cuando ya no aguanto más, y ya he escrito microcuentos tristes y la tristeza no sale, acudo al libro y leo y releo hasta encontrar algo que me tranquilice.

7- Un sabor que te haga disfrutar.

De sabores no sé mucho… y como ahora llego de noche a la casa por los ensayos o los conciertos, me he acostumbrado a merendar mi almuerzo con las sobras del almuerzo del día anterior. Sabor… no tengo, pero puedo decir que disfruto más una pizza con amigos. Una vez tuve una pizzería en mi casa, y a veces ahorraba para comerme una pizza entera. Y de comer tantas, ya me las daban con descuento, y así me acostumbré a comer pizzas enteras yo solo… pero cuando es con amigos, todo se vuelve más rico aunque la pizza falte.

8- ¿Un viaje en tren, en avión o en bus? ¿Por qué?

En avión. Me encanta. Desde la primera vez que viajé en avión durante media hora, hasta la vez que fui a Europa, viajar en avión me fascina. A veces hasta sueño que hago fila para subir a uno, o que estoy en un aeropuerto, o que estoy aterrizando… ¡una vez soñé que piloteaba!,  ¡fue genial! Por cierto, no he viajado mucho en avión. Solo 4 veces.

9- ¿Cuál es tu lugar favorito para caminar? ¿de día o de noche?

Mi lugar favorito sería una ciudad donde no tenga miedo de ser asaltado o disparado. De todas formas camino con gusto tanto en la mañana como en la noche. Y si he agarrado velocidad, me gusta caminar bajo la lluvia.

10- Para vivir, ¿campo o ciudad? ¿Por qué?

Un campo, un valle no tan alejado de la ciudad. Me gusta por el aire libre, la posibilidad de hacer deportes, la ausencia momentánea de gente… pero la Internet y la teconología están atrincherados en la ciudad.

11- El primer recuerdo que guardes de tu niñez.

Cuando me dejaron en el pre-kinder. Lloré desde que vi a mi mamá despedirse en la puerta, y seguí llorando mientras me daban dulces y juguetes. Luego lloré intermitentemente hasta que finalmente mamá fue a recogerme.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s