Microcuentos Tuiteros 62

Solo debía apretar el gatillo para finalmente vengar a su familia.

Escuchaba el aullido de los lobos pero ya no los entendía, era un hombre, los restos de un hombre.

Terminó la guerra pero solo había lugar para un héroe. Había un arma; lucharon por ella hasta la muerte.

De repente ya no pudo sonreír, el frío paralizó su cuerpo, el cuchillo había entrado y salido en un instante.

Se soprendió de verdad al oír que la víctima sobreviviría. Acarició su revólver, terminaría el trabajo en el hospital.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s