Sobre los ejercicios literarios

Una de las cosas que más disfruté en los talleres fue los ejercicios literarios.

Creo que este tipo de ejercicios es lo que podría definirse deportivamente como de bajo impacto. A menos que seas alguien que se frustra con facilidad. El ejercicio literario es una experiencia entretenida, si te dejas llevar; de lo contrario, si intentas no hacerlo mal, y concentras todo el esfuerzo en ello, escribirás poco, o evitarás hacerlo, y olvidarás el principal objetivo del ejercicio: escribir.

Algunos ejercicios parecen juegos, y si lucen como tales, hay que practicarlos y divertirse. Unos son más extraños que otros, como si no tuvieran lógica. En realidad, todos son diferentes formas de invocar la imaginación y enfrentar al escritor consigo mismo.

Eventualmente se puede rescatar un texto, una idea de todo lo que se escribió durante el ejercicio literario. Ese es el objetivo secundario. Lo primero es escribir y enfrentar algunos miedos literarios. Uno o más ejercicios a la semana ampliarán tus formas de abarcar un tema, y también te proveerán de diversos recursos narrativos.

Está más que recomendada la lectura de Ejercicios de Estilo de Raymond Queneau. Un solo hecho, múltiples formas de contarlo.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s